lunes, 4 de julio de 2011



No es fácil vivir en la Calle Gaviota, y los pocos niños que sobreviven a las penurias y peligros del barrio no van a irse a dormir porque el imbécil del Coco vaya a darles un susto. En lugar de eso, se les amenaza con que Nicolás vendrá a partirles el cráneo. Y lo hará en bolas. Como Beowulf.


2 comentarios:

Mónica Armiño dijo...

Chulísimos todos los dibus que has ido colgando estos días. Me encantan tus personajes y cómo das color!

Eva Figueroa dijo...

Gracias! :D